jueves, 23 de junio de 2016

LA SOMBRA DEL VIENTO - RESEÑA

Buenas tardes a todos.

Acabo de terminar de leer "La sombra del viento" de Carlos Ruiz Zafón. Y hablo literalmente. Hace menos de un minuto terminaba el libro, le enfundaba en su traje de gala para dejar atrás su gris desnudo (ya sabéis como son los libros de tapa dura) y echaba mano al portátil ya encendido preparado para recibir mis manos sobre el teclado y mis pensamientos sobre el archivo en blanco. Aún con manos temblorosas escribo estas líneas. Manos temblorosas por las ansias de escribir mis pensamientos sobre esta novela negra que al final tanto me ha cautivado. Manos temblorosas que reflejan ese sentimiento de paz y vacío que nos llena a los lectores tras acabar un buen libro y no saber si empezar otro o guardar el luto del amigo caído.

Estoy muy literaria hoy, ¿verdad? No puedo evitarlo, yo también tengo que escribir un buen libro, tengo que practicar. De momento, vayamos con la reseña.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

  • Título: La sombra del viento.
  • Serie: "El Cementerio de los libros olvidados"
  • Autor: Carlos Ruiz Zafón
  • Editorial: Planeta S.A.
  • Edición: nº57
  • ISBN: 84-08-04364-1
  • ¿Cómo llegó a mis manos?: Como llegan los buenos libros, recomendados por un amigo.
  • Puntuación: 4 sobre 5. Ahora veremos porqué.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Daniel Sempere ha pasado toda su vida rodeado de libros. A la temprana e inocente edad de 10 años, su padre le abre la puerta a un mundo donde millones de libros son abandonados: "El cementerio de los libros olvidados". Allí, Daniel encontrará a un amigo que no podrá olvidar en los siguientes años de su vida y del que intentará desenmascarar su secreto: "La sombra del Viento". Atraído por la narración, la historia y el velo de misterio que cubre a su autor, Daniel comenzará una búsqueda que le traerá amigos, enemigos, amantes y, lo más importante, el conocerse a sí mismo.
Llena de peligros, La sombra del Viento es una novela ambientada en los años de la post-guerra barcelonesa. Con misterio y una narración plagada de descripciones que son espejo de la realidad actual y de la realidad de 1950, Ruiz Zafón nos sumerge en la historia hasta el final.
(Palabras propias)

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Como bien he dicho antes, "La sombra del viento" llegó a mí de las manos de una amiga (según mi criterio, el que me haya dejado dos libros la califica así aunque la conozca como se puede conocer a la novia de un primo tuyo con la que hablas poco pero te entiendes bien) hará a mediados de agosto dos años ya. De verdad que lo siento, Ana, si estás leyendo esto que no creo. Entre unas cosas y otras, no he tenido tiempo hasta ahora y como tu bien me recomendaste: "Espera hasta no tener presión de exámenes, porque es una novela a la que tienes que entregarte cien por cien". No se si esas fueron tus palabras exactas, pero esas son las que yo extraje. Por eso, aunque ya había empezado hace dos veranos a leerle, le comencé de nuevo en cuanto acabe bachiller y supe que no tenía que presentarme a PAEG hasta septiembre.

Bien, veamos que me ha parecido la novela, ya que mis dramas no os interesan; al menos no en esta entrada. Efectivamente es una novela para la que tienes que tener la mente clara y despejada. Más de una vez me sorprendía leyendo una oración, plagada de descripciones, más larga de lo normal y al llegar al final no haberme enterado de nada porque no estaba enfocada totalmente en la lectura. También ha habido más de un día en el que yo misma luchaba contra mi impulso de leer porque no me encontraba en la situación anímica o mental como para continuar la novela. Había también días, pertenecientes a estos últimos donde el verano parecía querer llegar, donde la cantidad de moscas habidas y por haber en mi casa era impresionante y de tanto alejarlas de mí, no había quién se concentrase bien en el texto. Parece una exageración, pero no. Este año, el verano no sé, pero las moscas (y los mosquitos por la noche) han llegado antes de lo previsto.

Tengo que admitir que hubo veces en las que sentí el impulso de dejar la lectura, devolver el libro de una vez por todas por la cantidad de tiempo que había estado en mis manos e inventarme una opinión sobre él, que seguro que hubiera sonado falsa y carente de criterio para todo el que se lo haya leído. Llegue a tener estos pensamientos porque al comienzo de la historia; bueno, más bien en torno a la mitad, la cantidad de descripciones de absolutamente todo me hacían perderme en la historia y había partes que había leído una pagina entera y no sabía que leía, lo que provocaba mi aburrimiento. También he de decir que estos momentos surgieron hace dos años, cuando comencé a leer la novela y tenía la cabeza en otra parte. Si quieres leer "La sombra del viento", hazlo con la mente despejada cuando no tengas ninguna seria preocupación en la cabeza. Solo entonces es cuando disfrutaras verdaderamente de la novela.

La cantidad de descripciones y el detalle y ancho de estas me hacían perderme en la novela, incluso cuando estaba totalmente enfrascada en esta. Ese es el porqué de mi calificación. No sé si será por mi temprana edad o por mis hábitos de lectura o por el siglo en el que vivo, pero el que todo un párrafo sea una única oración llena de la descripción de un sentimiento, me "pesa" en la lectura. Yo soy la que más se deja llevar por una buena expresión y una buena descripción en lo que a escribir se refiere, incluso si es sobre sentimientos; pero justo el párrafo que estoy pensando me pareció demasiado cargado.

Hasta ahora no he revelado información de la novela. A partir de aquí, puede que halla SPOILERS. Si lees, es bajo tu propia responsabilidad.

A partir un poco más de la mitad es cuando la novela se vuelve verdaderamente interesante. Cuando nuestro protagonista, Daniel, deja de ser un niño, es un adolescente y se encarga en desvelar el misterio tras el nombre de Julián Carax. Hasta ese entonces, solo veíamos a un chiquilllo encandilado bajo la luz de Clara, una joven con el doble de años que él y a la que su alma inocente compara con una diosa. Solo conocíamos los deseos de un infante que no podía esperar más que su "amiga" le viera como algo más. Pero cuando Laín Coubert se acerca a Daniel, este se aleja de Clara, conoce a Fermín e intenta desenmascarar el porqué del personaje que salta del libro, se adentra en la vida real y quiere destruir el lugar del que surgió.

Lo que más me ha gustado es como a partir de la historia conocemos más de cada personaje, aquellos sobre los que Daniel investiga, sin dejar atrás al propio Daniel ni a sus conocidos. Como, tras cada investigación, sabemos más pero sin dejar de ser unos ingenuos como nuestro narrador y no podemos más que especular sobre lo que pasará después. Lo que menos creo que ya ha quedado claro: las descripciones demasiado largas que solo cuentan con una oración, llena de comas, pero sin ningún punto.

El personaje que más me ha gustado ha sido Fermín Romero de Torres, cuyo nombre creo que se desvela pero no es tan llamativo como el que se adjudica a sí mismo para huir de la policía. Tiene un carácter muy humorístico que de vez en cuando le quitaba tensión a la novela, echo que se agradece porque a veces no se podía casi respirar sintiéndote bajo la piel de Daniel. Su lado más humano venía de la mano de La Bernarda, mujer con la que Fermín se derrite y se pasa a la monogamia.

Si has leído la novela, creo que intuirás cuál ha sido mi personaje menos favorito: Daniel. Digo menos favorito que no odiado. Demasiado ingenuo a veces, demasiado idiota otras (perdón por la palabra). En el fondo eso es lo que le hace humano, pero no me termina de encajar.

Ahora sí. Fumero. Francisco Javier Fumero. A pesar de lo que pasó en su infancia y de su traje de marinerito, no me ha gustado nada de nada. Incluso le he llegado a odiar, si me apuráis. Es un personaje con una mentalidad demasiado "robótica", por calificarla de alguna manera. Muy empeñado en la venganza y con una sangre fría que pocos humanos tienen. El inspector de policía se vendía al mejor postor durante los años de la guerra, y no le importaba nada a quién tenía que encañonar; lo hacía y punto. Lo que de verdad le movía era su sed de venganza y su villanidad ciega. No deseo la muerte a nadie, ni si quiera a personajes literarios; pero cuando este personaje en particular muere, sueltas un suspiro de alivio -dentro de lo que puedes estar aliviado en la situación en la que muere Fumero-. Era un fin para su vida que "merecía". Quizá no tan a lo bestia. Muerto por la misma causa que le lleva a querer matar por primera vez y no lo consigue.

Por otra parte, durante las ultimas paginas del libro estaba al borde del asiento. ¿Por qué? Solo daré una frase: "En siete días, estaría muerto". No entendía porque el protagonista tenía que morir y como iba a seguir la historia en el siguiente libro, pero esas eran las palabras de Daniel y no le iba a cuestionar ni a él ni a su creador. Y menos cuando ya había visto a otro autor matar a su protagonista *ejem-Veronica Roth-ejem*. Cuando leí la supuesta muerte de Daniel ya me imaginé que iba a escribir en esta reseña: "Un buen final para un chiquillo que solo quiso saber la verdad, que podría haber tenido una vida que habría dejado de tener sentido". Más tarde, cuando continué leyendo y supe que la vida de Sempere hijo no había acabado, suspire de alivio. Alivio porque nadie quiere ver (leer) morir al protagonista o a un personaje importante de un libro. Alivio porque finalmente se casa con Bea y lleva a su hijo al Cementerio de libros olvidados en una situación similar a como le llevó su padre al comienzo del libro. Supongo que el próximo libro se trata de algún misterio que quiere desentrañar el pequeño Julián Sempere. Quién sabe. (Acabó de leer en Goodreads que no podría estar más equivocada).

Solo me queda decir que de verdad me ha gustado, la narración es muy buena y la historia te atrapa (aunque no es hasta la mitad). Bueno, me falta decir que el que el estilo de narración y de historia de "La sombra del viento" de Julián Carax se parezcan a los de "La sombra del Viento" de Carlos Ruiz Zafón me ha sorprendido gratamente. Es casi como si también hubieras leído el libro de Carax.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hasta aquí mi reseña. A medida que leía, iba actualizando mi progreso en Goodreads, podéis buscarme y seguirme para saber más sobre lo que voy leyendo. Al igual que Twitter e Instagram, escribo en inglés y en Español, así que si habláis inglés también podéis leerme en esa lengua. Según cuál sea el idioma en el que estoy leyendo, así estarán escritas mis actualizaciones.

Os dejo que tengo que continuar con mi trabajillo de traductora. Nos leemos pronto.

Cristina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario